10 de agosto de 2017

RESTAURANTE LA BICICLETA (HOZNAYO): Está nublado pero veo asomar una estrella.

La Bicicleta ya había pasado por Gastionomia. Mi colaboradora y amiga Izakun pasó por el local y realizó un estupendo comentario.  Yo he parado al menos en 3 ocasiones pero siempre estaban completos así que esta vez he sido precavido y había reservado con tiempo.


Bonito sitio, tiene una preciosa terraza, una zona para tomarte unos combinados y la cocina vista, con una barra y unas mesas donde puedes degustar sus platos. Además tiene más de un comedor muy bien decorados  que resultan muy acogedores.



Este local ha dado un giro de 180 grados. Venía yo con otras intenciones y la sorpresa ha sido inmensa. Tienen carta pero también disponen de dos menús degustación, uno denominado Tapa, que ellos llaman “corto” y otro algo más largo que lo dejaremos para otra ocasión.Aran es mujer de no demasiada capacidad estomacal y además no excesiva amiga de probar “cosas raras” como dice ella. Pero nos han brindado la oportunidad de que uno pudiera pedir el menú y el otro elegir algo de su carta. Me ha encantado la propuesta, en algunas ocasiones me quedo con las ganas por tener que pedirlo a mesa completa.


El personal es envidiablemente joven y profesional cien por cien. Con muchas ganas de agradar, cosas que consiguen y con conocimientos de lo que hacen y de lo que ofrecen.

Carta decente de vinos, con propuestas curiosas, cosas diferentes, vinos y cavas ecológicos….  Así que yo me voy de cabeza a por uno de esos cavas que no tiene mala pinta. Un  Rosa Cusiné 2012. De la bodega Parés Baltá, provincia de Barcelona. Uva garnacha con una crianza de 26 meses en botella. Color salmón. Fina burbuja. Nariz que engaña un tanto puesto que en boca resulta un tanto “amargo”. Mucho mejor, así nos aguanta más la botella. Nos ha gustado.



Pues comienza el espectáculo. Nos sacan el pan, envuelto en una servilleta. Panes variados y bien ricos, por cierto. Como Aran va a comer un par de platos, le sacan para que no espere demasiado una croqueta con patatas chips. Bonito detalle.


Pues ahí va el pase del menú Tapa, sin comentarios:

Antxoa, aceituna líquida y ensalada-burbuja


Mejillón al vapor, velo de su agua y crema escabechada


Arroz inflado, remolacha, tartar de gambas y cerezas


Ostra Gillardeau, manzana y  jengibre


Crema catalana de foie y cremoso de maracuyá 
Buñuelo de bacalao y berenjena a la brasa  De estos dos platos se me olvidó hacer la foto, la emoción.......
Habíamos quedado en sacar el plato principal de mi comi ahora así que le toca el turno de degustar su solomillo a la brasa sobre patata, tarta de amanita y cremoso de aromáticas.


Torrezno de cochinillo y cremoso de rebozuelo


Huevo, jugo de champiñón y espuma de amanita


Arroz carnaroli, calamar y jugo de pichón


Taco de bonito a temperado con caldo de ajo y dashi . Gracioso detalle, al parecer les ha parecido que han tardado mucho en sacar este plato y me han compensado con ración completa. Debe ser costumbre de la casa. 


Sopa fría de frambuesa y albahaca con tartaleta de fresas y limón para mi y Aran se decide por una tarta de melocotón, merengue italiano, crema brûlée y helado de sidra. Poste hecho en la mesa, al momento. Muy rico.


Decir que casi todos los platos han estado en mi opinión a un nivel elevado. No puedo poner objeciones, quizás esa sopa fría de frambuesa pecaba de poco sabor, tal vez el “peso” de la compañía, muy sápida.
Yo termino con un buen café, curioso el vaso de agua con jengibre que te sacan para acompañarlo, detallazo. Para Arantza una infusión muy bien presentada también. 



Final de fiesta con una preciosa presentación de dos fresas en un bonsai y además nos aparecen con un carrito de dulces para que elijas los que quieras. 

Tampoco es que haya demasiada hambre pero un par de ellos nos comemos para no hacerles un feo. Otro detalle a tener en cuenta.

Precio del menú Tapa, 47 euros. Precio total de la cena: 114 euros. 

Una excelente relación calidad-precio.

Pues con su juventud y viendo como se lo están montando me les imagino en un futuro cercano luciendo una estrella.  Puliendo algún detalle gracioso para mi pero que quizás no lo sea tanto para el “inspector” y tal vez alargando un tanto esa carta de vinos.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Más que cambio..... Cambiazo. Igual ahora no te gusta :-)

      Eliminar
  2. Buen giro le han dado.

    El dejarte pedir el menú a ti sólo demuestra ser flexibles y con esa disposición se ganan clientes. Bravo por ellos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado el sitio y su política. Interesante opción. Un saludote.

      Eliminar