28 de mayo de 2017

RESTAURANTE MESON DE OKONDO: Qué "manitas" tiene Nerea, oyes......

Aquí los años pasan para todos, a unos se nos notan más y a otras algo menos. Se cuidan más, se conservan mejor. Es la hora de Amaia. Un añito ha pasado desde que pasamos por aquí a celebrarlo y cuando las sensaciones son buenas, para qué andar cambiando.
Comida clásica, comida de casa, cocina de mimo y experiencia. Hoy el sitio está a tope, alguna comunión de ésas que parecen bodas. La gente está…… pues como todo… un poco ¿perdida? Bueno, al menos es un modo de salir de casa y menear un poco esta economía que tan parada está últimamente.

Nos acomodados en el comedor, su menú de fin de semana tiene las mismas opciones. Creo que no merece la pena cambiar lo que bien hecho está.
De primero yo me hubiese ido a por algo que tiene una imagen casi “erótica”, si uno tuviese algún añito menos y desconociera las preocupaciones por el perímetro “cintural”….. Pero ya no tengo el saque de entonces y hay que cuidarse un poco.

En cuanto veo semejante recipiente con ese interior tan apetecible se me hace la boca agua pero nos aguantaremos. Desde luego que las alubias están de muerte y estos jóvenes que tienen “más derechos”, han disfrutado de ellas como es menester. De todos modos he de quitarme el capricho y algún día me meteré una buena alubiada, eso sí, sin previos y posteriores.
Otros se decantan por el arroz que tampoco tiene mala pinta, en esta ocasión me gustaría comentar que en el Levante algunos se sienten “dañados” por la imagen adjunta, así que pondré una para los de casa y otra para ellos. Curiosamente ese de colocar de “colofón” huevo cocido en la paella les resulta poco menos que “insultante”. Costumbres de cada lugar.  Mil perdones, José. J

Amaia y yo nos decidimos por su sopa de pescado, tenía yo recuerdo de ella pero  creo que incluso se han superado. La de hoy está estupenda. Tanto que no “ me queda otra” que repetir plato. Me hubiese metido la sopera entera pero hay que dejar sitio. Muy rica y muy completa, sin escatimar.

De segundos también hay unas cuantas opciones. Quizás además de lo mío, lo que más me ha llamado la atención ha sido el solomillo de cerdo con unas cojonudas patatas fritas caseras.

Pero llega ahora el turno a lo que para mi es, sin duda, el plato de este restaurante. Es puro vicio. Hoy hemos empezado un tanto…. “raro”. Pero simplemente ha sido la mala suerte de pillar una “nueva”, en el plato, digo. Enseguida hemos solucionado el asunto y uno, que no es tan “especialito” como algunos creen, ha podido disfrutar a dos manos de esas “manos”. Esas txerripatak que están de diez. La salsa impresionante. Como diría Leo Harlem. Para perder el reloj untando….

Los postres caseros, varias opciones también. Yo he disfrutado mucho con esas milhojas pero tampoco ese goxua tiene desperdicio.


Bitxi y yo hemos probado un vino diferente. Un regalo de mi “medio tocayo”, Joan. Un vino francés que no ha terminado de convencerme. Quizás esperaba yo más otra cosa. Quizás no era el mejor maridaje para los platos degustados hoy. Dejar bien claro de que malo nada pero no lo he disfrutado en lo que hubiese sido su justa medida. Un Mas Granier. Les Marnes. Variedades Roussanne, Garnacha blanca y Viognier. Tal vez demasiada fruta para mi gusto.
Enseguida nuestra anfitriona de hoy, Sara, nos ha acomodado en una mesa de la terraza donde hemos soplado la vela, ya no hay sitio para “tantas” J. Un refrescante Gin-tonic y prácticamente una siesta. Estoy lleno, demasiado lleno.


No tengo ni idea de lo abonado, es invitación de Amaia pero creo que el menú de fin de semana anda con los veintitantos euros. Una cocina casera de buena calidad, un sitio agradable y una atención amable. Pues Zorionak guapa y que el año que viene tengamos de nuevo la oportunidad de juntarnos a disfrutar igual. Eso sí, antes tenemos que celebrar uno que ya no me hace tanta gracia.

4 comentarios:

  1. Buena pinta tiene todo y ademas con cumpleaños incluido... Esa sopa de pescado y esas manitas me las hubiera comido con placer, aunque con la alubiada, no se si hubiera hecho como tu, yo creo que no hubiera podido retenerme ...
    Siento que el vino no te gustase, yo como te dije, no lo haba probado, fue una recomendación del cavista de mi barrio, y como he probado ya varios vinos con esos cepajes no pensaba que fuese frutal, ya que yo tampoco soy amigo de la "frutalidad".
    Por lo que veo pronto vas a estar de celebración, pero no te preocupes que por mucho que corras no llegarás a alcanzarme, jejeje
    Un abrazo
    Joan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El martes tuvimos cata y llevé la otra botella que me regalaste. Es cata "a ciegas" y no hubo nadie que se acercara ni de lejos. Ese me gustó mucho más, un vino mucho más "serio". También tenía algún año más.
      Yo ya no sé si celebrar los cumples o encerrarme en casa y no salir. :-) Poca delantera me llevas y además "envidiosa" puesto que uno no sabe si llegará jamás a jubilarse con las jodidas medidas que están tomando estos cabrones.
      En las próximas dos semanas tengo por lo menos cinco jamadas serias. Uffffffff!!!!!! Un abrazo

      Eliminar
  2. Se agradece la censura al huevo cocido en el arroz :-) Además no creo que armonice bien con el arroz... ¿o si?
    En cambio el resto de platos tienen una pinta estupenda.

    Joan ha pasado a "mejor vida" literalmente... :-)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues José, sé lo que pensáis del susodicho ingrediente pero con los debidos respetos a mi me gusta el conjunto. Deberías intentarlo, aunque sea a escondidas. Prometo guardarte el secreto :-)
      Joan vive con un rey y él lo sabe. A ver si algún día llegamos a ello. Un abrazo

      Eliminar