29 de marzo de 2016

TABERNA MIKEL BENGOA (MEÑAKA-BIZKAIA): Taberna de nombre, Restaurante de apellido.

Hace ya mucho tiempo que tenía ganas de acercarme a cenar a este local. Muchos comentarios y todos favorables, así que algo habrá. Tras perderme en un par de ocasiones como viene siendo habitual, por fin conseguimos llegar al lugar.  Buena terraza exterior y buena barra en el interior. El comedor es muy bonito, no demasiado amplio pero con buenas mesas y bien vestidas.


Es un día “raro”, es miércoles pero mañana es fiesta y nunca sabe uno eso a que puede dar lugar. Nos alegramos al ver que hay gente animada y eso suele ser muy buena señal.
Eloisa es la que dirige y de muy buenas maneras el comedor. Nos acerca las cartas pero prefiero que sea ella la que nos aconseje un poco. Ante las opciones de entrantes, decidimos probar algunos de ellos en vez de ir a lo clásico.


También he leído que sabe mucho de vinos y hoy, cosa curiosa, mi hijo me dice que no le importaría beberse un espumoso. Desde luego que la evolución de este muchacho me está empezando a preocupar. :-) 

Nos pregunta Eloisa si somos de probar cosas diferentes y desde luego que lo somos, así que nos ofrece un cava rosado. Un cava cuyas uvas Pinot Noir se cultivan ni más ni menos que a 800 metros de altitud en el Alt Penedés. 

El DG Viticultors Brut Rosé 2011 tiene un tono más bien de piel de cebolla. La burbuja bien integrada. Es agradable de beber y a mi me deja un ligero amargor final en boca. Es una sensación peculiar. Dice mi compi que él no lo percibe. Pues se deja beber y con buen resultado. Uno más a la lista. Estupenda relación calidad-precio.



Nos sacan la cesta de pan y un par de antxoas bañadas en un estupendo aceite. De ese tipo de aceites que te “obligan” a untar pan.


Inmediatamente comenzamos con un tartar de atún rojo. De un color marcado. De una calidad indiscutible. De sabor, de mucho sabor. La ración es muy generosa y lleva como compañía una crema de aceitunas. A mi el atún que me lo den así, sin compañías raras.


Pasamos después a una degustación de salmón. Cuatro tipos diferentes de marinado. Realmente todos ellos a un nivel excelente aunque no hemos sido capaces de percibir demasiadas diferencias entre ellos. Quizás se necesiten paladares más expertos. Pero esto está riquísimo y la calidad no tiene discusión alguna.


Nos presentan el tercer “entrante”, esto ya de un tamaño casi diría yo que exagerado. Esto son verdaderas raciones. Un Mar-Tierra muy acertado. Unos hongos con langostinos en una crema excelente. Sabor a “tierra” y sabor a mar. Evidentemente gana la pelea el hongo cuya presencia es mucho mayor. Un platazo que más que pan, sugiere cuchara para dejar el plato limpio. Muy bueno.


Nos hemos quedado satisfechos con la parte salada. Son raciones muy generosas y de un producto contundente, así que pasamos directamente al postre que con mi compañía de hoy no puede ser otra cosa que algo de chocolate. Pues una tarta de tres chocolates. Casera y golosa. Muy acertados los sabores que casan perfectamente entre ellos. Tengo muy buen “ayudante” para dar cuenta de ello.


He visto por ahí algún GT con una pinta más que apetecible. Sé que los preparan con gusto. Pero… las cosas son como son y no es menester ingerir más alcohol. Creo que ese tartar de atún hubiese maridado estupendamente con un buen Gin Tonic.


Un rico cafecito da por terminada la noche. Sorpresa más que agradable. Estupendo y amable servicio. Bien explicados tanto los platos como los vinos. Ganas de agradar y con resultado positivo.
Otro que pasa a mi lista de visitables. Esto se complica cada día más. Tengo que venir a probar alguno de sus pescados y alguna cosilla que otra que ha quedado en el tintero. Además, sabiendo que lo puedo acompañar de un buen vino...........



Por todo ello hemos pagado 86 euros. Si dejamos de lado la bebida, la cena hubiese salido a poco más de 30 euros por persona. Excelente precio en mi opinión.

27 de marzo de 2016

LAUDIO/LLODIO: IX. PINTXO LEHIAKETA/CONCURSO DE PINCHOS

Sin otra intención que ofrecer a los que no habéis tenido la oportunidad de pasar por aquí la opción de poder ver los estupendos pintxos que hemos podido degustar en esta nueva edición, paso a colgar las fotos de todos ellos. 






Tal vez algunas veces se pretenda más conquistar al catador con "ilusiones" visuales dejando un tanto de lado el sabor o la calidad.






Algunos han demostrado un nivel altísimo y nos dejaban disfrutar tanto de un efecto visual mas allá del pintxo en sí y además con una potencia de sabor destacable. En esta ocasión tanto el jurado técnico como el popular se han puesto de acuerdo. Cosa rara, por cierto.






Diez finalistas han pasado a la parte final del concurso y tras ello, el Jurado Técnico ha decidido que los tres mejores han sido:


"El Pueblo" por su parte ha votado y una pequeña variación han  tenido con los técnicos. Los cuatro pintxos tenían muy buen nivel, doy fe. 


Os habréis dado cuenta de que las fotos no son mías, así que agradecer a los artistas la oportunidad de, por una vez, poder ofrecer buenas fotos en este humilde blog.

23 de marzo de 2016

RESTAURANTE ABIAGA (AMURRIO): "KALTXOTADA"

Dudando en como no repetirme con los títulos, llega mi amigo Jero (Un tío de Portu que teniendo claro que los vascos nacemos y vivimos donde nos da la gana, decidió nacer por los “sures” e irse a vivir a Girona) y me saca del apuro:  Una Calçotada en Euskadi…. Kaltxotada pues.


Este año, el cuarto ya, desgraciadamente tenemos alguna ausencia por motivos varios aunque tenemos la gran suerte de tener también nuevas “adquisiciones”. Además son catalanes que estando de vacaciones cerca de Baiona, han tenido la delicadeza de meterse un señor viaje para acompañarnos. 


Primer año en el que la climatología no nos acompaña todo lo que nos gustaría pero tampoco nos amilana mucho. Una pena por las pekes que no pueden corretear todo lo que quisieran.
Mientras van llegando los menos puntuales, nos tomamos unos txakolis.. Estamos donde estamos así que lo lógico es pedir un Uno, que además está muy rico. Es lo único “de casa” que vamos a tomar hoy.


Nos acomodan en ese estupendo comedor que tienen. Por un lado las chiquillas que hoy tienen amigas nuevas y que, al verse tan solo una vez al año, necesitan un poquito de ·”aclimatación” para ir soltándose. Poco necesitan.
Hoy hemos decidido elegir el menú “”calçotada” que ofrece el restaurante al público en general. Las peques disfrutan de su menú infantil que tampoco me importaría a mi demasiado catar. Arroz, buena carne y un rico helado.
Nosotros comenzamos con tosta de escalibada con antxoa sobre pan cristal con sus verduritas. Pues ya me preparaba yo un bokata de esto para cenar cualquier día en casa. Está riquísimo.


Seguimos con fuet que degustamos de nuevo con un buen pan. Recuerdo ahora ese anuncio donde un fuet no les dura ni 24 horas….. si lo sacan aquí… 24 segundos sería mucho durar.


Llegan ahora los protagonistas de la velada. Unos calçots. Presentados sobre el periódico que como no podía ser de otro modo, también es catalán. Encima de unas tejas como es costumbre. Se cosechan en una huerta cercana pero las primeras plantas llegaron de Catalunya.


No soy yo demasiado amigo de este alimento. Tampoco lo era de esa salsa romesco. Hoy me ha sabido distinta. Quizás voy abriendo fronteras. Estaba muy rica y en vez de calçots lo que he untado ha sido pan. Ande yo caliente…
Hoy teníamos expertos catadores en la mesa. Nuestros amigos catalanes han dicho que estaban cojonudos así que…. 


El siguiente plato y último de la parte salada no es otra cosa que una butifarra acompañada de “mongetes”. Son unas pequeñas alubias blancas procedentes de la zona de San Pau. Se comen frías. Yo de esto me como lo que me echen. Me encanta. La carne riquísima y las alubias a su nivel.


Como no podía ser de otro modo terminamos con una crema catalana. Casera cien por cien. De esto sí que hubiese yo repetido. Curioso que con los dulces solemos ser capaces de encontrar hueco donde parecía imposible.


Para beber lo más lógico era tomar cava. Yo es lo que he hecho toda la velada. Algunos de los presentes son más “frikis” del vino y han catado también un par de botellas de tinto. Concretamente un Petit Bernat y un Tuerce Botas.
El cava era un Bertha, brut nature. Está fresquito y se deja beber de maravilla. Cada día me gusta más la opción de maridar las comidas con un espumoso. Me parece que marida bien con cualquier apartado, tanto dulce como salado e incluso me da la sensación de que te hace más “saludable” la digestión.


Con los postres y los detalles post-postre presentados en unas cazuelitas muy chulas, tenemos la suerte de probar una sidra que ha tenido la amabilidad de traer Oscar, que como siempre, es incapaz de venirse con las manos vacías.

Una sidra dulce llamada Valverán. La madre que la parió….. que rica está la condenada. Es adictiva. Tiene una acidez que te hace poner esa carita que ponen los peques cuando prueban el limón pero que te hace querer más y más. Mira que he probado cosas yo pero esto está de muerte. Eskerrik asko Oscar. Aunque no sé si me has hecho una putada pues pienso encontrarla y beberme más de una botella.
Unos ricos cafés que hacen que la mayoría repitamos y algunos deciden refrescarse con unos buenos GTs. Una pena tener que conducir después. 

Nos despedimos hasta la próxima. Seguramente nos veremos antes en alguna otra quedada de buen comer y beber pero al menos por esta vez hemos vuelto a disfrutar de la buena comida, de la buena conversación. Si algo me ha dado esta afición, además de maravillosos momentos gastronómicos, ha sido encontrar por el camino verdaderos amigos. Encima me llevo la foto y los besotes de mi "sobrina adoptiva" que es un"inquieto encanto".
Menú infantil 15 euros y el calçots 28. Las bebidas aparte. Un precio genial, al menos para los que pagamos. No sé yo si lo será tanto para los que se lo tienen que currar.
Eskerrik asko al restaurante y su gente y a todos los asistentes. Hasta la 5ª.

20 de marzo de 2016

RESTAURANTE REMENETXE (MUXIKA): "RAPEando" entre burbujas.

Hay días en lo que se sale de casa sin rumbo fijo. Hoy era uno de ellos. Sin idea de donde cenar pero sabiendo claro que, como siempre, hay que procurar disfrutar.
Así que una vez mi "copilota" se acomoda en su asiento, le comento si le apetece acercarse a visitar uno de mis restaurantes favoritos. Arantza no es de cenas copiosas y lo primero que me dice es que le prometa que vamos a cenar ligerito. Pues promesa hecha, ya procuraremos que la anfitriona no nos "engañe" con eso de "si es un pececito".......


Así que arrancamos hacia Muxika a visitar el Remenetxe. Como llegamos con tiempo de tomarnos un cafecito antes, paro en el local y al entrar por la puerta para decirles que en un rato volvemos, me encuentro a Jon Andoni en la barra de la entrada. Graciosa la cara que pone al verme. Está acostumbrado a recibir mi llamada con antelación y su cara de sorpresa es para verla.


Aprovecho para decirle que la intención de hoy es cenar con burbujas, sé que mientras nos tomamos ese cafecito, hará una incursión en su excelente bodega y algo encontrará apropiado.
A la hora convenida nos presentamos de nuevo en el local. Nos acomodan en la que casi ya es "nuestra" mesa. Creo que he cenado en ella en todas las ocasiones en las que les he visitado.


Aparece la amatxu de Jon Andoni, una mujer de esas que sabes que son eso, amatxus. Alguien así no te daría nunca mal de comer. Así que "negociamos" la cena.
Mientras tanto Jon Andoni nos aparece con cinco botellas de diferentes cavas para que decidamos con cual quedarnos. Da gusto escucharle, nos cuenta un poco algo de cada uno de ellos. Lo que casi hace que sea más difícil la elección puesto que ninguno va a estar precisamente malo.

Así que no sé muy bien el motivo, nos decidimos por uno en concreto, creo que algo había leído yo por ahí y eso es lo que me ha empujado a decidirme. Un Raventós i Blanc Gran Reserva de la Finca 2007. Servido por un verdadero profesional, en copas de cava, pero de las "de verdad". 

Variedades de uva: Xarel lo, Macabeo, Parellada, Chardonnay y Pinot Noir. Con vendimias hechas en diferentes épocas del año. Nos ha gustado mucho.


Como aperitivo nos ofrecen un par de tazas de crema de alubias rojas. Encima, para mi alegría, a mi compi no le van así que, haciendo un "esfuerzo", me tomo las dos. Este "caldo" sí que tiene sustancia.


De entrante nos cepillamos unos cojonudos hongos presentados en platos individuales. Mira que tengo yo ocasiones de cogerlos pero no me da por ahí, Sin embargo a la hora de degustarlos me apunto el primero. Producto puro, como están hechos hoy creo que es una de las mejores formas de degustarlos. Láminas bien gorditas, textura perfecta. Sabrosos. Para no dejar ni una migaja.


Llega ahora el protagonista de la noche, el RAPE. Un pez que tiene muy buenos gustos alimentarios, le encantan los crustáceos. Así le luce luego...... En la foto superior lo vemos completo. Con un "caldito" de los de untar pan. Unas patatas panadera que se deshacen en boca. Nuestra simpatiquísima camarera que hace honor a su nombre, Alaia, siendo tan joven, es ya una profesional a la hora de emplatarlo. Dos estupendas raciones bien colocadas. Esto está rico pero rico, no porque lo diga yo, no. Ver comer a mi compañera de mesa con esas ganas y ver que es capaz de zamparse su ración enterita, dice mucho de la calidad de lo que estamos cenando.


Curiosamente, a pesar de que sería incapaz de engullir absolutamente nada más en forma salada, para el dulce tiene sitio. Empiezo a pensar que estas chicas tienen dos estómagos, uno para lo dulce y uno para lo salado. Así que nos sacan una ración, emplatada individualmente de una estupenda torrija con un fondo de arroz con leche que está para "morirse". Que cosa más rica, oyes......



Para ese postre aparece Andoni con un vinito de esos de postre, que dice la gente. Pero que vinito...

Un Amantia "uva de hielo".  De la variedad tempranillo. De Torquemada, Palencia.

Uvas sobre maduradas de vendimia tardía. Se recolectan de noche, con las primeras heladas del invierno. Los granos se congelan y la concentración de azúcares es mucho mayor. Tiene una crianza de cuatro meses en robles francés y americano.

De color rojizo, yo más bien diría que parece ámbar. Tiene una estupenda acidez y esto bien pudiera ser en sí mismo un postre. Además no es empalagoso. Sabe a miel, a pasas...... Esto es un puro vicio pero creo que nadie diría que beber esto es pecado, yo más bien diría que el pecado es no beberlo.


Y hoy terminamos con la correspondiente infusión y yo me tomo un cafecito. Tienen buena carta de cafés y, aunque posteriormente lo he pagado en la cama, hoy no había manera de dormir.... me he animado con un café muy rico, que sabe a café. De los que añadirles leche da como mal rollo.



 Pues hemos vuelto a disfrutar. Aquí hay producto de muchísima calidad ofrecido por una mujer de una gran calidad humana. Aquí el servicio es amable y profesional. Aquí hay una bodega impresionante y además tienen la maravillosa oportunidad de que te sirva uno de los mejores profesionales en esta materia que tenemos en Euskadi. Una enciclopedia viviente.
El total ha sido de 61 euros por persona y a mi me parece que es un precio justo. Allá cada cual con sus pareceres. Volveremos, sabéis bien que lo haremos. Un verdadero placer, como siempre.
Su página web: www.remenetxe.com

13 de marzo de 2016

LA TABERNA DE ARAKALDO: ¿Quién ha dicho que las hamburguesas de Mackdonald no están ricas????


La oferta gastronómica nocturna en nuestra zona está más que complicada. De sobra es sabido que la culpa es de la demanda. Eso ha llevado a que la mayoría de los restaurantes de los alrededores no abran los fines de semana en turno de noche. El personal ha decidido “ahorrar” y ahora nos va más otro tipo de opciones, más “arregladas”. Siempre se agradece que los valientes se animen con cosas nuevas.
 
Este es el caso de la Herriko de Arakaldo. Aprovechando el local, que es amplio y con varios espacios, Luis ha decidido situar allí su estudio de fotografía y además darnos la opción de simplemente tomarnos algo sin más o de dejarnos caer por allí a degustar alguna de sus propuestas.
 
Así que acompañado por Amaia, nos acercamos al lugar. El cambio estético merece la pena. La zona de bar está muy coqueta y la zona de comedor inferior estupendamente adornada por varias fotografías hechas por él mismo y algunas “reliquias” muy atractivas.
En la zona superior se encuentra su propio estudio y además otra zona de comedor que hoy está ocupada por parejas con niños. Muy original el hueco que invita a degustar una buena botella de vino con un buen plato de jamón, por ejemplo.
Hablando con Luis decidimos probar unas cuantas cosas diferentes y como mi compi de hoy es un poco “jilguerillo” para comer, le digo que no “abuse” y nos saque medias raciones que siempre hay tiempo de añadir.
 
Buen pan para acompañar la cena y hoy “libramos”, no hay moscato, el vino favorito de Amaia, así que yo me pido una estupenda caña de cerveza tostada que me ha engañado con el color. Pensaba que iba a ser más fuerte pero está cojonuda.
Comenzamos con unas estupendas croqu….. ¿lo digo o no lo digo?.... es que son croquetas. No soy titiritero pero nunca se sabe.
De buen tamaño, bien hechas por fuera y sabrosas. Me gusta que sepan a lo que ofertan. Me gusta que se rellenen con cantidad y calidad. Este es uno de esos casos.

 
Seguimos con unos nuggets de pollo pero no de esos que tienen una textura un tanto “rara”, no. En este caso se nota que es puro pollo. Turraditos por fuera como debe ser y bien hechos por dentro. De los de comer sin conocimiento.
 
Como tercer plato tenemos la suerte de degustar txitxikis. Esa carne magra que no se embutía para los chorizos y que se solía comer el mismo día en que se "limpiaba el forro" al txarri. Generalmente aderezada con pimentón dulce y algo de picante. En el caso que hoy nos ocupa más bien la proporción ha sido la contraria. Tenemos la infinita suerte de que a ambos nos encanta el picante. Muy ricos. Es difícil encontrar esta propuesta en ningún restaurante.

 
Y le llega el turno ahora a la hamburguesa. Ante sus opciones: de buey, de wagyu y de jabalí y una vez aclarado que esta última tiene mezcla, nos decidimos a probarla.
Pues nos alegramos infininito de haberlo hecho . Riquísima. La mezcla con panceta ibérica hace que el sabor no sea para nada potente. Lleva una salsa riquísma y su conjunto la hace apetitosa. Buen pan que es muy importante en una hamburguesa y la compañía de unas patatas fritas de casa que eso siempre dice mucho del lugar.

 
La anécdota es que algo no sabía yo de este sitio. La cocinera, una jovencísima vecina de nuestro cercano pueblo de Okondo, resulta ser americana y encima, casualidades de la vida, su apellido no es otro que Macdonald. Siento mucho tener que aprovechar la coyuntura pero…
Así que señores y señoras, por fin he conseguido comer una hamburguesa de Macdonal y encima rica.
Para terminar me ofrecen un helado. Y sorpresa agradable, unas bolas de chocolate y vainilla que llevan trozos, sin hielos baratos, de calidad y con mucho sabor.

 
Dos cafecitos y como estamos cerca de casa y además no he bebido prácticamente nada, me animo a tomarme un GT. Me pregunta si soy de arriesgar y le digo que sin dudarlo. Así que me saca uno de precioso color y que está fresco de ganas y rico. Resulta que la ginebra ya la conocía, una ginebra galega, una Nordés.
El total a pagar por la cena resulta ser casi irrisorio, ni 20 euros, sin contar las copas. Así que la propina es hoy más que obligada. Tanto lo degustado como el trato han merecido la pena. Esa intención que tienen de ofrecer cordero al horno me  va a traer de vuelta al lugar sin duda alguna.