29 de diciembre de 2015

Navidad... ¿Bien o en familia?.

No me ha gustado nunca preparar las cosas con mucha antelación. Es más "aventurero" dejar que sucedan. Eso conlleva que muchas veces no salgan como tienes previsto. Unas veces para mal y otras en cambio para bien.
Hoy ha sido uno de esos días. Todo ha ido rodando para convertir el día en un día inolvidable. Mucha culpa ha tenido mi maravillosa amiga Marijo. Eres un solete.
Hablando de sol...... cualquiera diría que estamos en navidad.......



Comienzo compartiendo con mi retoño la estupenda txuleta que aparece en la foto. No nos vemos a la noche y al menos echar una charlada y ponernos un poco al día. Rica la carne. Tierna pero con mucho sabor. Las patatas caseras y cojonudas.


Además lo acompañamos con un vinito que me han regalado. Uno un tanto especial. Pensado para subir un punto la calidad de su producción. Además uno que ni siquiera tiene etiqueta, de los guardados como “propios”. LeXardi lleva por nombre.

Realmente me ha sorprendido y muy gratamente. Este txakoli es diferente. Tiene algo de “madera” por ahí. Un vino pensado para poder guardarlo. Se puede pensar tranquilamente que esto es otra cosa pero no. Es un buen txakoli. Me alegro de haberlo abierto y de haberlo disfrutado con Ioritz. Al menos en su colección de botellas tiene ahora una que muy poca gente puede tener.

A la tarde comienza a verse mucho meneo de gente. La gente “menuda” está intranquila. Hoy sale un personaje que a la noche va a pasar por sus casas a dejarles esos regalos que tanto ansían.  ¿Acertará? Seguro que sí, es "muy listo".

 Hoy es día de dos cosas que me encantan, por un lado las castañas y por el otro ese vinito caliente con el que hay que andar con sumo cuidado. Entra demasiado bien.




Más tarde llega el poteo. Ese momento donde todos somos “amigos”. Gente que pasa todo el año por tu lado como si no te conociera, hoy es tu mejor colega. 

Lo que cuenta es que los amigos de verdad sí están. Los que saben estar a las duras y a las maduras. Así que tras tomarnos unos potes, nos acercamos a la casa que hoy nos va a “recoger”.

La primera sorpresa es la manera de presentar el menú. La estudiosa de la casa, Janire, lo ha preparado con todo detalle y además personalizado. Estupenda mesa en un precioso txoko que bien pudiera servir como vivienda para un "soltero necesitado". :-) 


Tengo que decir, que el “hombre” de la casa ha sido quien ha llevado el peso de la preparación. Eso sí, las “cuestiones técnicas” de la cena  han corrido a cuenta de Marisa, la cocinera,  que por cierto no lo hace nada mal. Al menos Iñaki sabe cortar el pan. :-) 

Destacar ese salmorejo cordobés que al parecer… no se cae si lo pones del revés. Desconocía yo este detalle. Pensaba que su punto había de ser algo más “líquido” pero al parecer no es así. Fino. Con muy buen sabor y el punto exacto de ajo.  (Amaia.... para otra vez....).


La merluza a las finas hierbas ha sido otro éxito, excelente punto del pescado y rica la salsa que lo acompaña. Veo que este muchacho tiene mucha suerte con la que le da de comer. 


El postre ha sido un acierto. Cosa suave y fresca. Hoy ya llevamos demasiada caña en los cuerpos. Una crema de limón golosona a tope.


Hemos disfrutado de un buen vino blanco para comenzar la noche. Un vino riojano que tiene un estupendo toque de madera. Y con un nombre curioso donde los haya, Qué bonito cacareaba. Cosecha 2012. Ya lo había probado en otra ocasión y me gustó mucho. Algunos dirían que los hay mejores. No lo dudo pero ha cumplido y sobradamente además con el cometido. El que ha demostrado tener muy poquitas dotes de sumiller ha sido el que escribe. 


Después hemos pasado ya al cava, hoy han caído un par de botellas de un Brut Vintage 2010. Acompaña perfectamente cualquier alimento y más aún los dulces finales. En forma de ricos bombones y sobre todo de esos polvorones que están para comerte dos cajas. Desde luego que tienen fama pero la tienen bien ganada.


Hay uno que no ha aguantado el ritmo de la cena, "Humphrey". Se ha portado genial y al final ha caído como un angelito. El es una prueba más de la amabilidad de esta gente. Llegó maltratado, ahora es el rey de la casa.




Tras la cena y como tenemos la suerte de que nos acompaña Amaia, que de esto sabe mucho, nos tomamos unos estupendos Gin Tonic. La que tuvo....

Eskerrik asko familia por habernos soportado, por habernos hecho un hueco en vuestra casa. El reloj ha corrido hoy de manera vertiginosa.

Para colmo de los colmos, a la mañana siguiente me encuentro con una sorpresa de las que te dejan “anonadado”. Había comentado yo que uno de mis platos favoritos para estas fiestas era uno en concreto y alguna me escuchó y cumplió. Una ración de unos estupendos y maravillosos caracoles que han hecho que me olvide de lo de cuidarme tras la copiosa cena. Eskerrik asko por el detallazo. Karmele. 


25 de diciembre de 2015

2015 LOS MEJORES MOMENTOS (1ª)

Parece mentira pero otro año más ha pasado ya. Otro año donde de nuevo he tenido la oportunidad de disfrutar de innumerables momentos muy especiales. 
Esto simplemente pretende ser un reconocimiento a tod@s aquellos que han sido capaces de hacerlo posible. Eskerrik asko, muchísimas gracias.

Comenzaré esta vez de una manera especial. Las circunstancias obligan. Va por ti:

RESTAURANTE ARBOLAGAÑA (BILBAO)


Y ahora ya, sin más preámbulos pasaré a enumerar, por orden alfabético lo mejor de lo mejor. Que disculpen los ausentes, quizás me falta alguno de los que desgraciadamente no disponga de material fotográfico lo suficientemente decente.





















22 de diciembre de 2015

RESTAURANTE OLD SHANGHAI (BILBAO): Salvando la papeleta.

Nos quejamos y mucho del poco ambiente que hay en Bilbao los domingos a la tarde- noche. Nos quejamos de que pocos locales se animan a abrir pero claro, todos, que tontos no somos, sabemos que si no abren es más bien porque la demanda es muy pequeña. Abrir un local supone dinero y si no hay demanda……

Así que cuando uno decide cenar un domingo en la capi, lo tiene un poco difícil. Un restaurante abre todo el año, el Asador Guetaria. Ya estuve no hace mucho cenando allí. Se agradece esa opción pero hoy la idea es más bien de algo ligero asi que daremos una vuelta a ver si encontramos algo.
Ledesma, una calle que a veces supone un problema cruzarla, hoy parece el desierto y estamos hablando de un domingo con puente, mañana no trabajamos algunos y el martes nadie. Así que como ya he cenado en alguna ocasión allí, le comento a mi hijo si le parece bien un chino y me dice que sí. 

El Old Shanghai. No se cena mal aquí y además tienen una carta de vinos que ya la quisieran para si la mayoría de los restaurantes de Bilbao.


Nada más sentarnos en una de sus pequeñas mesas para dos, nos ofrecen un aperitivo en forma de tempura de verduras. Siempre me ha gustado como tratan la tempura en este tipo de locales. Sosa, eso sí, pero para eso tenemos su “sal”, su salsa de soja que bien utilizada tiene su aquel.



Seguimos con una estupenda tempura de langostinos. Media docena de piezas de buen tamaño. Creo que si algo hacen bien aquí es la tempura. Sosos, como no podía ser de otro modo para que utilizando la soja cosigas el sabor que deseas.


Tampoco desmerece el modo en que tratan el arroz así que nos decidimos por uno con piña. Hoy estamos cenando “sano”. Sueltos los granos, casan bien los dos ingredientes. No se hace nada pesado.



Acompañamos la cena con un pan chino. Este pan me gusta sobre todo….. lo confieso, para “untarlo” en el café. Tengo que estar siempre atento para que no me lo retiren. Soy un amante de las “sopas”. Eso de mojar pan en el café me encanta, creo que algo tendrá que ver el hecho de que mi amatxu fuese una enamorada de semejante placer.


Como último plato elegimos un udon con ternera. Este tipo de fideo grueso da mucho juego y bien trabajado está muy sabroso. La carne, no discutiremos sobre su procedencia, está correcta. Tengo recuerdos geniales del udon, uno de mis platos para el recuerdo, cenando en Bascook, fue un excelente udon.


Para beber, quiero que mi hijo pruebe un txakoli que no ha probado. Uno de los primeros en diferenciarse. Bonita botella y buen vino. La zona, Zalla, es apropiada para las viñas y se hace buen txakoli. Recuerdo que la primera vez que lo probé fue en el Mugarra, uno de mis restaurantes favoritos y donde saben de vino y mucho. Proviene de las Bodegas Virgen de Lorea en Zalla en la comarca de las Encartaciones. Una bodega muy antigua aunque parezca lo contrario. Muchos años haciendo sidra y txakoli. Buen trabajo que ha supuesto quintuplicar la producción en apenas diez años. Txakoli Otxaran.
Terminamos la cena con mi café. Hoy “especial”. Me hago unas ricas sopas con el pan sobrante. Es un vicio……..
El precio total ha sido de 47 euros que teniendo en cuenta los 18 del vino es un estupendo precio para una cena informal. Al menos hemos salvado la papeleta de manera correcta.    Su página web: www.oldshanghai.es

18 de diciembre de 2015

ASADOR EGURRA (BILBAO): Y parece que fue ayer.

Que me estoy haciendo muy mayor lo sé hace ya tiempo pero hay días en los que te das cuenta que eres aún más mayor de lo que crees.
Hace ni más ni menos 25 años que nació y no precisamente en Belén, un niño muy guapo, conste que no es pasión, es que es la puñetera verdad.


Así que habrá que celebrarlo con buen comer y buen beber que es la mejor manera de celebrar cualquier acontecimiento. Zorionak “txikito”.
Nos acercamos al Asador Egurra con la intención de salir sin hambre. Hoy hemos venido a lo que se tercie. Como nos acompaña una “txikita” dejaremos que nos ponga al día de sus gustos para no pedir algo con lo que no vaya a disfrutar.
Como aperitivo nos obsequian con un vinito blanco y una ración de chorizo a la sidra.


Imprescindible y además del gusto de medio mundo. El otro medio no sabe lo que se pierde, pedimos una ración de jamón cortadito a cuchillo que ya sé que aquí siempre está rico, muy rico. Sorprendentemente mi hijo “casi” disfruta más con los “palitos” de pan que lo acompañan. Cosas de la vida. Curiosidades.



Hoy hemos disfrutado de uno de los mejores blancos del mundo. Tondonia Reserva 2000.  De color amarillo dorado, un vino que con 15 años es jovencísimo. Hace bien poco que ha salido al mercado. 

La madera está perfectamente integrada. Esto no es un vino que sepa a frutas. Vinazo donde los haya, serio.  Igual hay todavía quien diga que un blanco no puede con una carne….. pues va a ser que sí. De una relación calidad-precio impresionante. Algunos dicen que son vinos blancos tratados como tintos. Yo creo que son vinos blancos tratados como deberían tratarse. Excelente, de diez.



Nos decantamos ahora por una ensalada de bacalao que nos emplatan individualmente. Con buenas lascas, con presencia generosa del pescado. La lechuga está pero más como adorno que como alimento principal.  Lleva una salsa de pil-pil que le da un toque estupendo. Rica y fresca.


El plato principal hoy es una txuleta. Todos coincidimos en que la queremos al punto pero que sea a un punto más bien escaso. Así nos la sacan, con una pequeña parrilla y unas brasas que simplemente no la dejan enfriar. No son brasas que “queman” la carne. Mucho sabor y algún “pequeño” tropiezo pero de buena calidad.


Acompañada de unas estupendas patatas fritas de las de casa y unos ricos pimientos rojos asados. Alguna dice que le duele una muela pero ha dado buena cuenta de la carne sin quejarse ni un poquito.


Tenia antojo yo hoy desde que me he sentado y no puedo evitarlo. Así que pedimos una ración de kokotxas al pil-pil. Tienen una textura menos gelatinosa de la habitual. Así que mis compis de hoy las disfrutan más. Tenían “miedo”. La salsa está para untar pan sin conocimiento. Me dan ganas de comerla con cuchara pero creo que voy más que servido hoy.


Hambre precisamente no hay pero el dulce es un puro vicio. Así que la txikita y yo nos decantamos por la milhoja. Que reconozco está riquísima. Allí hemos tenido un pequeño debate al compararla con la más famosa de nuestro pueblo. Son dos cosas muy diferentes. No hay que pelearse. Nos ha gustado mucho que es lo que cuenta.


El del cumple se tira, como no, a por su chocolate. Un coulant de color negro, de ese chocolate que dan ganas de untar churros en él.


Hoy, como tengo “taxista”, me puedo permitir el lujo de beber un PX, jarabe de dioses al alcance de los humanos. Si no sois golosos no es vuestro vino.
Cafecito e infusión y damos por terminada la velada, tres horas de disfrute y tres horas de charla interesante. No estaría mal venir aquí dentro de 25 años a celebrar el “cumple de oro”. J Eso si, imagino que si todavía ando por aquí, ese dia tendré que comer sopa de ajo.
El total abonado hoy han sido 192 euros.  64 euros por persona. El vino no es precisamente de los más baratos y la txuleta se lleva gran parte de la cuenta. El precio de las carnes es algo que nunca terminaré de saber si es justo o no. Complicado asunto que soy incapaz de entender.

Su página web: www.asadoregurra.com